top of page

¿Pensando en abandonar las pinzas? Primero lee esto.


"La práctica hace al maestro".


Nos topamos con este artículo de Bella Lash acerca de las dudas de una lashista principiante, y nos sentimos muy identificados. Lo tradujimos y te lo compartimos; tal vez sean las palabras que estabas necesitando.

Al final, nuestra reflexión.

 
Mujer rizando sus pestañas.

El comienzo


La primera vez que cogí esas pinzas para pestañas, recuerdo que pensé: "Lo intentaré porque hay que aprender, pero nunca me convertiré en una artista de las pestañas. Esta no es la razón por la que estoy en la escuela de estética".


Permítanme decirles que no estaba muy entusiasmada con las pestañas. Había muchas chicas en mi clase que le estaban tomando la mano el primer día de prácticas y yo me sentía frustrada de sobremanera. Las ganas de tirar las pinzas eran grandes. Tener éxito con las pinzas no estaba en mi plan de carrera, pero aun así quería al menos ser buena en ello como las otras chicas. Me permití dejar que el desánimo se asentara un poco más antes de decidir que iba a seguir practicando y esforzándome por aprender a ser lashista.



La práctica


Todos los días me llevaba mi kit de pestañas a casa y practicaba durante al menos una hora. Encontré grupos de apoyo de artistas de pestañas y esteticistas en Facebook, y buscaba diferentes hashtags en Instagram. La búsqueda me aportó mucho optimismo y me levantó el ánimo. Estaba decidida a prosperar en todos los aspectos del mundo de la estética.


Pasaron tres semanas de práctica y por fin llegó el momento de hacer nuestro curso de pestañas. La teoría fue abrumadora. Era un montón de información que había que desentrañar en un lapso bastante breve de tiempo. El primer día de práctica con modelos, me sorprendió lo tranquila y segura que me sentía al aplicar las extensiones a una persona real. Nos dieron un tiempo para aplicar todas las extensiones que pudiéramos. La presión se hizo sentir en cuanto empezó el cronómetro.


La profesionalización


Casi todas las citas que recibía después de que me pusieran en la planta del spa eran para dar pestañas. Me excusaban de tomar citas cuando los futuros estudiantes hacían su curso de pestañas para que pudiera ayudar al instructor a revisar el trabajo de su modelo final. Cuando me gradué de la escuela, tuve cinco clientas de pestañas que me siguieron a mi espacio de pestañas en casa.


Cuatro años después, ahora soy artista de pestañas. Tengo la oportunidad de participar en una industria que me encanta y que he visto evolucionar enormemente y que me ha dado muchas oportunidades para crecer y seguir aprendiendo. Me permite ser madre, artista de pestañas, estudiante, profesora, entusiasta de la industria de la belleza, guía para los demás y mucho más. Mi persistencia me ha llevado a donde estoy hoy y estoy muy agradecida por la chica que era hace cuatro años.


La práctica lleva al progreso.

El progreso lleva al crecimiento y a la felicidad.

Por favor, no te rindas nunca. Sigue adelante.

En última instancia, tú eliges tu destino.


 

Hasta acá el artículo de Bella Lash...


… Ahora nuestra reflexión al respecto:



Al trabajar todos los meses con numerosas y diversas alumnas, desde Belash Professional sabemos que la posibilidad de bajar los brazos es un temor siempre latente. Claro, algunas personas parecen tener habilidad nata y todo parece salirles bien de primera. Pero también hay mucha otra gente -en realidad la mayoría- que necesitará, en mayor o menor medida, horas y horas de práctica -y si pueden ser días y días, mejor.


Es por este motivo, y otros más, que te recomendamos lo que siempre les sugerimos a nuestras alumnas; que te formes con diversos Maestros; que te actualices; que practiques; que logres a la vez poder absorber información de diversas fuentes y lograr destilar qué sirve y qué no; que aprendas distintas técnicas; y que por sobre todo:


nunca bajes los brazos.



Si deseas capacitarte o saber más sobre los cursos que Belash Professional tiene para ofrecerte, podés encontrarlos acá:



 

Encontrá el artículo original acá:







Comentários


bottom of page